Los Meteoritos, posibles portadores de la Vida

julio 3, 2011 | By More

A principios de Marzo pasado (2011) se difundió ampliamente por internet, la noticia del espectacular hallazgo de rastros de vida en el interior de un meteorito. Se habrían detectado pequeñas huellas, impresiones y restos fosilizados de bacterias, que no podían tener otro origen que uno extraterrestre.

Según las notas publicadas, era imposible que hubiera habido contaminación de las muestras por parte de bacterias terrestres y además los hallazgos habían sido publicados en una revista seria – nada menos que el Journal of Cosmology – que para cualquiera suena como una autoridad en la materia. Más todavía, el artículo llevaba la firma del astrobiólogo de la Nasa Richard Hoover.

Con todo esto, ¿cómo se explica que el mundo científico no hubiera quedado anonadado y que esto no haya llegado incluso a los titulares de los diarios? Bueno, parece que el Sr. Hoover ya había anunciado algo similar anteriormente. . . y varias veces. También el “Journal of Cosmology”, al borde de la extinción por falta de financiamiento, resulta algo sospechoso pues fue creado por un pequeño grupo de académicos medio chalados, que están obsesionados con la hipótesis de que la vida viene del espacio exterior y que por algún mecanismo – como los meteoritos – fue “sembrada” en la Tierra.

Esta hipótesis, que se denomina “Panspermia”, es una hipótesis legítima. Hay astrobiólogos que piensan que es una explicación plausible de cómo comenzó la vida en nuestro planeta. Según esta  hipótesis, la vida habría originado en algún otro planeta desconocido, desde donde de alguna manera, quizás por algún impacto colosal, fue arrancada o expulsada y pudo efectuar un viaje interplanetario hasta la Tierra, montada en rocas que luego devinieron en meteoritos los cuales descendieron en su superficie como si se tratara de una lluvia bendita.

Sin embargo, el artículo de Hoover, que declaraba un hallazgo en un meteorito específico, fue rápidamente desacreditado por varios investigadores y la NASA se distanció rápidamente del anuncio. La conclusión fue que este fue otro caso más en que incluso científicos serios caen en la tentación de hacer grandes anuncios sobre la base de evidencia muy débil o mal interpretada, haciéndole un flaco favor a quienes trabajan con rigor en hipótesis como la panspermia.

A pesar de este fiasco, hay un importante experimento planificado para fines del 2011 o principios del 2012 que pretende probar si es cierto que algunos microorganismos podrían sobrevivir un viaje interplanetario. Aplicando la pasión anglosajona por los acrónimos, se le denominó LIFE o sea “Living Interplanetary Flight Experiment” y está liderado por la Planetary Society, institución fundada por Carl Sagan.

Oso de agua

La idea consiste en llevar de pasajeros a un conjunto selecto de microorganismos, en un viaje por 3 años de ida y vuelta a los alrededores de Marte, a bordo de la nave espacial rusa Fobos-Grunt (que significa “el suelo de Phobos”, una de las lunas de Marte), cuya misión principal por cierto es extraer una muestra de dicho suelo y traerlo a la tierra. Nuestros microorganismos solamente participan como pasajeros.

Conan, el resistente

Estos “turistas”, algunos de ellos aparecen en las figuras, han sido escogidos para representar los tres Dominios de la vida terrestre: las bacterias, las eucariotas y las arqueas. Cada organismo particular se enviará en triplicado, con 10 variedades de cada tipo contenidos en 30 muestras. También se incluirá una colonia bacteriana contenida en un trozo de suelo terrícola. Previo al viaje se secuenciará el genoma de cada uno de los organismos, para estudiar cuáles pueden haber sido los efectos de la prolongada exposición a las condiciones en el espacio.

Para tener mayores posibilidades de éxito, se seleccionó como pasajeros a extremófilos, organismos particularmente resistentes a fenómenos

El come-veneno

como la radiación, las altas temperaturas y otras incomodidades que tendrán el desafío de soportar en el viaje. Si logran retornar vivos, será un gran espaldarazo para la hipótesis de la Panspermia, aunque no por supuesto una demostración definitiva, ni mucho menos.

Aunque el experimento suena muy interesante, tiene sin embargo su grupo de detractores, que denuncian que viola el “Tratado del espacio exterior” de 1967, y se encuentran organizados en torno al “Comité internacional contra la internación a la Tierra de muestras marcianas”.

El traga-fuego

Una de las razones para oponerse proviene de que los miembros de esta agrupación están convencidos que hay una alta probabilidad de que haya vida en Marte (o sus lunas) y temen que una muestra de microorganismos marcianos potencialmente patógenos, pueda traer una peste que nos extinga a todos.

Pero el Tratado mismo, que es real y ha sido ratificado por más de 100 países, apunta a que los viajes espaciales sean para beneficio de todas las naciones, a que nadie plante una bandera y declare un planeta o una luna como propia, a evitar que se sitúen armas nucleares en órbita, en la luna o en cualquier otro objeto celeste; a que se convierta a cualquiera de éstos en campo de pruebas de armas de destrucción masiva y en general a que se le contamine de cualquier forma.

Esto último es justo lo que proporciona la base jurídica para oponerse al experimento: La posibilidad que nuestros viajeros escapen a mitad del viaje o la nave choque y  contaminen Phobos o el mismo Marte. Una eventualidad que da miedo, sin duda (1).

Nota: Marte es el dios de la guerra y sus acólitos, Phobos y Deimos son el miedo y el terror, en honor de los cuales se nombraron sus lunas.

Fuente 1, un excelente blog en inglés; fuente 2, en Planetary Society

Tags: , , ,

Category: Actualidad Astronómica

About the Author ()

Ingeniero con vocación de divulgador científico

Comments (3)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. JUAN ARMÍN CONRERAS ARIAS dice:

    ÚLTIMAMENTE HE PENSADO QUE SIENDO LA VIDA EN EL UNIVERSO MÁS ABUNDANTE DE LO QUE PENSAMOS, LA TENDENCIA HACIA LA “INTELIGENCIA TIPO HUMANO” NO DEBE SERLO TANTO, YA QUE EN POCOS LUGARES PUEDEN HABERSE DADO LAS CONDICIONES NECESARIAS PARA HACERLA “MADURAR” Y, HABLANDO RELIGIOSAMENTE,AUNQUE LOS “TERRÁQUEOS” ESTAMOS MUY LEJOS DE SER PERFECTOS AÚN, HEMOS SIDO CONSIDERADO LO SUFICIENTE APTOS PARA SER VISITADOS POR EL “HIJO DE DIOS”.

    ATTE.,

    [email protected]

  2. JUAN ARMÍN CONTRERAS ARIAS dice:

    MI COMENTARIO ES MUY SIMPLE: SI LOS METEORITOS SON PORTADORES DE VIDA, SIN CONSIDERAR LOS NUMEROSOS QUE PUEDEN SER EN OTROS SISTEMAS ESTELARES, LA VIDA DEBE SER MÁS AUN ABUNDANTE DE LO QUE NORMALMENTE SE PIENSA Y DEBE FLORECER EN TODAS AQUELLOS LUGARES PROPICIOS PARA “ANIDAR”.

    ATTE.,

    [email protected]

    • Pedro Cárcamo dice:

      Estoy de acuerdo contigo, Juan, si es que son portadores. Ojalá el experimento demuestre que al menos pueden serlo. Y aunque no fuera así, entonces habría que seguir explorando otras posibilidades.