SETI | Ciencia y Astronomía

Menu

La Constelación de Orión para todos

Traducido por Ronal Zepeda para Seti.cl

Crédito imagen: Software “Starry Night”

La famosa constelación de Orión es uno de los patrones de estrellas más reconocibles en el cielo nocturno, plantea una vista deslumbrante para los observadores de este mes si el tiempo lo permite. Simplemente levanta la vista y localizarás este poderoso cazador de los cielos.

La descripción de la Constelación de Orión por el antiguo poeta Manilius, fue escrita hace más de 2.000 años, y sigue siendo un excelente resumen de lo que puedes ver con tus ojos sin ayuda bajo un cielo oscuro:

Ahora, cerca de los mellizos, se contempla el surgimiento de Orión;

Sus brazos extendidos abarcan la mitad de los cielos:
Su tranco no es menos, hacia adelante con paso firme
Él recorre los reinos infinitos del espacio estelar,
En cada ancho hombro se muestra una estrella brillante.
Tres de ellas elegantemente a un costado conforman su espada.
En su inmensa cabeza, inmerso en las esferas infinitas,
Lleva tres estrellas menos brillantes, y aun así enormes;
Pero más alejadas fuera, han perdido su esplendor;
Así elegante y armado, dirige el ejército estrellado.

-Manilius (Primera c. C.), traducido Thomas Creech (1670)

Cuatro estrellas brillantes marcan los hombros de Orion (Betelgeuse y Bellatrix) y sus rodillas (Saiph y Rigel). Tres estrellas en una fila perfecta, inclinadas en ángulo, marcan su cinturón (Alnitak, Alnilam, y Mintaka), del cual cuelga su espada, de nuevo marcada por tres pequeñas estrellas. Por encima de sus hombros, un pequeño cúmulo de estrellas, centradas en Meissa, conforman su cabeza.

Si posees buenos binoculares, puedes echar un mejor vistazo a Orión. Varias de sus estrellas se puede ver que son dobles, como Mintaka (la estrella de la derecha en el cinturón) y theta (la estrella del medio en su espada). Una mirada mucho más cercana a Theta muestra que está rodeada de una bruma: esta es la famosa Nebulosa de Orión.

La mayoría de las estrellas de Orión son de color blanco azulado. Eso es porque son estrellas recientemente formadas y de temperatura muy elevada. De hecho, el área de Orión es una de las regiones más ricas de formación estelar en nuestra parte de la galaxia. Fotografías de larga exposición muestran grandes cantidades de gas brillante en esta área, dentro de los cuales se están formando nuevas estrellas.

Un pequeño telescopio mostrará que muchas de estas estrellas recién nacidas son dobles o múltiples. Probablemente el sistema estelar más sorprendente es el Trapecio, enterrado en el corazón de la Nebulosa de Orión. Como su nombre lo indica, este es en realidad una estrella cuádruple, con una estrella brillante en magnitud 5,1, dos en el medio con una magnitud de 6.7, y una más débil con una magnitud de 7.9. Los grandes telescopios mostrarán al menos 4 estrellas más pequeñas dentro de este grupo. Curiosamente, cuando William Herschel observó esta estrella hace doscientos años, no vio estas cuatro estrellas adicionales, lo que ha hecho que algunos astrónomos se pregunten si sólo han comenzado a brillar en los últimos dos siglos.

La nebulosa de Orión, en el centro de la espada de Orión, es un espectáculo gratificante en todo telescopio. Trata de observar en diferentes aumentos. Los de bajo poder mostrarán su enorme extensión. Los de alto poder detectarán sus nubes, que Herschel describió como parecido a las nubes que asimilan ovejas en el cielo.

La Nebulosa de Orión es en realidad doble, y Charles Messier le dio dos números diferentes: M42 de la nebulosa principal y M43 para su sección más pequeña, separada de M42 por un abismo oscuro llamado Boca de Pescado. Messier también descubrió una nebulosa más pequeña que catalogó como M78.

La estrella de la izquierda del cinturón se llama Alnitak, y es otra estrella doble. Justo debajo está Sigma Orionis, una notable estrella triple con componentes de magnitud 4.0, 6.5, y 7.5,  fácilmente identificable con binoculares.

Entre Alnitak y Sigma existe una banda extremadamente débil de nebulosidad, tan débil que requiere un filtro especial (beta hidrógeno) para hacerla visible. Aquí es donde se encuentra la famosa Nebulosa Cabeza de Caballo. Aunque es un objetivo popular para la astrofotografía, este es un objeto extremadamente difícil para los observadores visuales. Aparece como una mancha más oscura débil frente a la nebulosidad débil, y sólo se puede ver teniendo los ojos totalmente adaptados a la oscuridad bajo cielos perfectamente oscuros y con un filtro especial beta hidrógeno. Cuando las condiciones son perfectas, se puede ver con binoculares 20×80. También con un telescopio refractor de 127 mm.

Orión es una verdadera joya astronómica para los observadores de estrellas de todos los niveles de habilidad.

 

Fuente