SETI | Ciencia y Astronomía

Menu

Autor: Traductor

Una lista extrema para encontrar vida en otros mundos

Traducido por Mónica Caruana para Seti.cl

Las algas antárticas no lo pasan tan mal en el frío extremo (Imagen: Doug Allan/Nature Picture Library/REX)
Las algas antárticas no lo pasan tan mal en el frío extremo (Imagen: Doug Allan/Nature Picture Library/REX)

Cuando se trata de determinar qué planetas más allá de la Tierra podrían albergar vida, los astrónomos generalmente se fijan en el agua. Los exoplanetas con superficies rocosas son declarados habitables si su órbita está lo suficientemente lejos de su estrella como para ser cálidos y a la vez poder potencialmente mantener océanos y mares.

Pero conforme nuestra colección planetaria crece y los telescopios con los que la estudiamos mejoran, algunos astrobiólogos afirman que es hora de estrechar la búsqueda. Partiendo de lo que  sabemos acerca de los extremos que puede soportar la vida, Christopher McKay del Ames Research Center de la NASA en California ha creado una lista ampliada de requisitos de habitabilidad.

“Si checamos esa lista de requisitos y, bang-bang-bang-bang, los tenemos todos, es increíblemente emocionante,” dice McKay. “Es entonces cuando tenemos un caso persuasivo de que un planeta  podría tener vida”. Algún día esa lista podría señalar la ubicación no solo de ambientes benignos parecidos al de la Tierra, sino también de mundos que podrían albergar otras formas de vida en condiciones que indudablemente matarían a un ser humano.

Algunos requisitos de la lista pueden inferirse solo con saber el tamaño y la masa de un planeta, así como la distancia a la que está de su estrella anfritriona. Otros requerirán fotografías directas del planeta y la examinación de los contenidos de su atmósfera. Ya se están desarrollando naves espaciales de esas capacidades; por ejemplo, la propuesta de la misión Starshade, y próximamente el Telescopio Espacial James Webb.

“Eso no significa que ya seamos capaces de hacerlo, pero la discusión se ha vuelto más detallada y muy específica, y quizás más real”, dice Adam Burrows de la Universidad de Princeton. “En unas cuantas décadas podríamos tener un plan para determinar si la vida existe en algún otro lugar”.

De acuerdo con la lista de McKay, estas son algunas de las cosas más extravagantes que podríamos encontrar viviendo prósperamente en exoplanetas, cuando los instrumentos adecuados estén a nuestra disposición:

1. Bichos congelados o hirviendo

Planococcus halocryophilus Or1 Créditos: McGILL UNIVERSITY
Planococcus halocryophilus Or1
Créditos: McGILL UNIVERSITY

La zona habitable alrededor de una estrella se basa en gran medida en el área en donde un planeta en órbita tendría una gama de temperaturas relativamente templadas, donde el agua puede existir como un líquido tibio y agradable. Sin embargo, McKay señala que hay microbios en la Tierra capaces de sobrevivir a temperaturas mucho más allá del punto de congelación o de ebullición. En 2013, investigadores de McGill University en Montreal, Canadá, descubrieron microorganismos en el permafrost del Ártico capaces de reproducirse a -15°C. Además, algunos investigadores han cultivado microbios en el laboratorio a temperaturas de hasta 122°C. Un mundo congelado podría estar cubierto de algo parecido a la Chlamydomonas nivali, o nieve sandía: un alga de color rojo que solo crece en agua congelada.

2. Algas áridas

También es posible que un planeta albergue vida incluso si tiene apenas una pequeña cantidad de agua, dice McKay. Las cianobacterias viven debajo y dentro de las rocas del desierto de Atacama, en Chile, donde no hay más que unos cuantos días de lluvia o niebla por año. Además, existen líquenes que crecen en los Valles Secos de la Antártida que solo obtienen ocasionalmente pequeños sorbos de agua de la nieve que se derrite. “No necesitas un Océano Pacífico,” dice McKay. “Un planeta como el mundo ficticio de Dune podría ser habitable, aunque tal vez no tengas gusanos de arena”.

3. Algas marinas de aguas oscuras y profundas

Macroalga roja
Macroalga roja

Cualquier vida existente en otros mundos necesitaría suficiente luz de las estrellas o fuentes de energía geotérmica para impulsar sus procesos vitales. Por suerte, no se necesita mucha luz solar para impulsar la fotosíntesis: las plantas marinas llamadas macroalgas pueden crecer en aguas profundas con tan solo un uno por ciento de la luz solar que recibimos en la superficie de la Tierra.

 

 

4. Bacterias a prueba de radiación

radiacion

Cualquiera que haya sufrido de quemaduras solares conoce los peligros del exceso de radiación ultravioleta. Los humanos y otros organismos complejos son sensibles a la luz UV y otros tipos de radiación, como los rayos cósmicos que fluyen desde el espacio. Pero los microbios son mucho más fuertes. El ejemplo más extremo es Deinococcus radiodurans, la bacteria más resistente del mundo, que puede sobrevivir en el tipo de condiciones que se esperarían dentro de un reactor nuclear.

5. Bacterias que odian el oxígeno y que adoran el nitrógeno

En general, se está de acuerdo en que la abundancia de oxígeno u ozono en la atmósfera sería una señal segura de que ya existe vida compleja en un planeta, aunque no es la única. Sin embargo, algunas bacterias del género Actinomyces, halladas en el suelo y en el compost, no pueden funcionar cuando hay oxígeno alrededor. Otras bacterias no usan oxígeno para crecer pero pueden tolerar su presencia. En lugar de montones de oxígeno, quizás necesitemos encontrar primero mundos ricos en nitrógeno. No conocemos nada que pueda sobrevivir sin nitrógeno, el cual es escencial para la construcción de proteínas y ADN. “Es difícil imaginar un tipo de vida que no necesite montones de nitrógeno”, afirma McKay.

No obstante, hay un lugar en nuestro sistema solar que podría cambiar esta lista por completo. Titán, la luna de Saturno, posee una atmósfera, líquidos en la superficie e incluso un ciclo climático. Sin embargo, en lugar de agua, sus líquidos son metano y etano, y su atmósfera es una asfixiante niebla de nitrógeno y metano. Pero Titán también ha mostrado evidencia de tener moléculas complejas que podrían ser bloques de construcción de la vida. “Titán es un pequeño recordatorio de que quizás existen más cosas en el cielo y en la tierra de las que podemos imaginar, como dijo Hamlet. Es un cuento con moraleja,” dice McKay. “Si descubrimos algo nuevo, tendremos que reescribir este capítulo”.

Fuente

Descubrimiento de un estallido de radio profundiza misterio astrofísico

Traducido por Ronal Zepeda para Seti.cl

Observatorio de Arecibo. Crédito: NAIC - Arecibo Observatory, una instalación de NSF.
Observatorio de Arecibo. Crédito: NAIC – Arecibo Observatory, una instalación de NSF.

El descubrimiento de un estallido de ondas de radio de una fracción de segundo, fue realizado por científicos utilizando el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico. Esto ofrece importantes evidencias de impulsos misteriosos que parecen provenir de lo más profundo del espacio exterior.

El hallazgo de un equipo internacional de astrónomos, publicada el 10 de julio en la revista The Astrophysical Journal, muestra la primera vez que un «Estallido de radio veloz» se ha detectado utilizando un instrumento que no sea el radiotelescopio Parkes en Australia. Los científicos del Observatorio Parkes han grabado un puñado de este tipo de eventos, pero la falta de hallazgos similares de otros centros había llevado a la especulación de que el instrumento de Australia podría haber estado recogiendo señales procedentes de fuentes sobre o cerca de la Tierra.
«Nuestro resultado es importante porque elimina cualquier duda de que estos estallidos de radio son realmente de origen cósmico», dijo Victoria Kaspi, profesor de astrofísica en la Universidad de McGill en Montreal e investigador principal del proyecto púlsar que detectó este estallido de radio veloz. «Las ondas de radio muestran todas las señales de haber venido de muy lejos de nuestra galaxia – es una perspectiva muy emocionante. »

Imagen Óptica del cielo en la constelación de Auriga, donde el velóz pulso de radio  FRB 121102 ha sido detectado. La posición de la explosión, entre el viejo remanente de supernova S147 (izquierda) y la región de formación estelar IC 410 (derecha) está marcada con un círculo verde. La explosión parece proceder de mucho más allá en el espacio, más allá de nuestra galaxia. Crédito: Rogelio Bernal Andreo (DeepSkyColors.com)
Imagen Óptica del cielo en la constelación de Auriga, donde el velóz pulso de radio FRB 121102 ha sido detectado. La posición de la explosión, entre el viejo remanente de supernova S147 (izquierda) y la región de formación estelar IC 410 (derecha) está marcada con un círculo verde. La explosión parece proceder de mucho más allá en el espacio, más allá de nuestra galaxia. Crédito: Rogelio Bernal Andreo (DeepSkyColors.com)

La causa exacta de este tipo de estallidos de radio, representa un nuevo e importante enigma para los astrofísicos. Las posibilidades incluyen una gama de objetos astrofísicos exóticos, tales como la evaporación de los agujeros negros, fusión de estrellas de neutrones, o llamaradas de magnetares, un tipo de estrella de neutrones con campos magnéticos extremadamente potentes.

«Otra posibilidad es que estos estallidos son muchos más brillantes que los pulsos gigantes vistos en algunos púlsares«, señala James Cordes, profesor de astronomía en la Universidad de Cornell y coautor del nuevo estudio.

El pulso inusual se detectó el 2 de noviembre de 2012, en el Observatorio de Arecibo, un centro patrocinado por la Fundación Nacional de Ciencias que cuenta con el mayor y más sensible radiotelescopio del mundo, con un plato radio-espejo que abarca 305 metros y cubre alrededor de 20 hectáreas.

Mientras los estallidos de radio veloces duran sólo unas pocas milésimas de segundo, y rara vez se han detectado, el equipo internacional de científicos informó a Arecibo que confirmaban estimaciones previas de que estas explosiones cósmicas extrañas y que ocurren aproximadamente 10.000 veces al día en todo el cielo. Este sorprendente gran número se deduce calculando cuánto cielo fue observado, y por cuánto tiempo, a fin de que tener en cuenta las pocas detecciones que hasta el momento se han reportado.

«El brillo, la duración de este evento, y la tasa inferida a la que se producen estas explosiones, son coherentes con las propiedades de los estallidos detectados anteriormente por el telescopio de Parkes en Australia», dijo Laura Spitler, el autor principal del nuevo estudio. Spitler, ahora investigadora postdoctoral en el Instituto Max Planck de Radioastronomía en Bonn, Alemania, era una estudiante de doctorado en Cornell cuando comenzó el trabajo de investigación.

Las explosiones parecen venir de más allá de la Vía Láctea, en base a la medición de un efecto conocido como dispersión de plasma. Los pulsos que viajan a través del cosmos se distinguen de la interferencia hecha por el hombre, por el efecto de los electrones interestelares, que causan que las ondas de radio viajen más lento en las frecuencias de radio más bajas. La explosión detectada por el telescopio de Arecibo tiene tres veces la medida de dispersión máxima que se podría esperar de una fuente dentro de la galaxia, informan a los científicos.

El descubrimiento fue realizado como parte del Pulsar Arecibo L-Band Feed Array Survey, (PALFA), que tiene como objetivo encontrar una amplia muestra de los púlsares y descubrir objetos raros útiles para sondear los aspectos fundamentales físicos de estrellas de neutrones y testear teorías de física gravitacional.

Los esfuerzos están en marcha para detectar explosiones de radio utilizando radio telescopios que pueden observar amplias franjas del cielo para ayudar a identificarlos. Telescopios en construcción en Australia y Sudáfrica, así como el telescopio CHIME en Canadá tienen el potencial de detectar estallidos de radio veloces, los astrónomos dicen que estas y otras nuevas instalaciones podrían allanar el camino para muchos más descubrimientos y una mejor comprensión de este fenómeno cósmico misterioso.

Fuente

Algo no anda bien con el Universo: Cálculos cósmicos revelan una crisis de luz faltante

Traducido por Mónica Caruana para Seti.cl

Simulaciones de computadora de hidrógeno intergaláctico en un universo “tenuamente iluminado”(izquierda), y en un universo “brillantemente iluminado”(derecha), que posee cinco veces más de los fotones energéticos que destruyen los atómos de hidrógeno neutro. Las observaciones de la absorción de hidrógeno por el Telescopio Espacial Hubble concuerdan con la imagen de la derecha, pero si se usan únicamente las fuentes de luz ultravioleta conocidas se producen las estructuras más gruesas de la izquierda, así como una grave discrepancia en las observaciones. Crédito: Ben Oppenheimer y Juna Kollmeier.
Simulaciones de computadora de hidrógeno intergaláctico en un universo “tenuamente iluminado”(izquierda), y en un universo “brillantemente iluminado”(derecha), que posee cinco veces más de los fotones energéticos que destruyen los atómos de hidrógeno neutro. Las observaciones de la absorción de hidrógeno por el Telescopio Espacial Hubble concuerdan con la imagen de la derecha, pero si se usan únicamente las fuentes de luz ultravioleta conocidas se producen las estructuras más gruesas de la izquierda, así como una grave discrepancia en las observaciones. Crédito: Ben Oppenheimer y Juna Kollmeier.

Algo no anda bien con el Universo. Parece haber un enorme déficit de luz ultravioleta en el presupuesto cósmico.

En las vastas magnitudes de espacio vacío entre las galaxias existen bucles de hidrógeno y helio que funcionan como puentes entre estas y que pueden ser utilizados como un preciso “medidor de luz”. En un estudio reciente publicado en The Astrophysical Journal Letters, un equipo de científicos se encuentra con que la luz de poblaciones conocidas de galaxias y cuásares no es suficiente para explicar las observaciones de hidrógeno intergaláctico que se han hecho. La diferencia es de un impactante 400 por ciento.

“Es como si estuvieras en una habitación brillantemente iluminada, pero al mirar alrededor solo vieras bombillas de 40 watts”, observó Juna Kollmeier, autora principal del estudio. “¿De dónde proviene toda esa luz? No aparece en nuestro censo”.

Extrañamente, esta discrepancia solo aparece en el relativamente bien estudiado cosmos cercano. Cuando los telescopios se enfocan hacia galaxias a miles de millones de años luz (observando por lo tanto el universo como era miles de millones de años luz atrás), todo es congruente. El hecho de que estos cálculos funcionen en el universo temprano pero se derrumben localmente tiene a los científicos perplejos.
La luz en cuestión consiste en fotones ultravioleta altamente energéticos que son capaces de convertir átomos de hidrógeno neutro en iones con carga eléctrica. Las dos fuentes conocidas de dichos fotones ionizantes son los cuásares —impulsados por gas caliente que cae dentro de agujeros negros de más de un millón de veces la masa del sol—, y las estrellas jóvenes más calientes.

Las observaciones indican que los fotones ionizantes de las estrellas jóvenes casi siempre son absorbidos por el gas de la galaxia anfitriona, por lo que no llegan a escapar nunca como para afectar el hidrógeno intergaláctico. Pero el número de cuásares conocidos es mucho más bajo de lo que se necesita para producir la luz requerida.
“O bien nuestros cálculos de la luz proveniente de galaxias y cuásares están muy alejados de la realidad, o hay alguna otra fuente mayor de fotones ionizantes que no hemos identificado”, dijo Kollmeier. “Hemos llamado a esta luz faltante la crisis de producción insuficiente de fotones, pero son más bien los astrónomos quienes están en crisis: de una u otra manera el universo se las arregla muy bien”.

La discordancia surge al comparar las simulaciones del gas intergaláctico hechas por supercomputadoras con los análisis más recientes del Espectógrafo de Orígenes Cósmicos, del Telescopio Espacial Hubble. “Las simulaciones concuerdan con los datos en el universo temprano maravillosamente, y concordarían con los datos locales maravillosamente si nos permitiéramos dar por hecho que esa luz extra realmente está allí”, explicó Ben Oppenheimer, un coautor de University of Colorado. “Es posible que las simulaciones no reflejen la realidad, lo que sería en sí una sorpresa, ya que el hidrógeno intergaláctico es el componente del universo que creemos entender mejor”.

“La posibilidad más emocionante es que los fotones faltantes provengan de una nueva fuente exótica, y no en realidad de galaxias o cuásares,” dijo Neal Katz, un coautor de University of Massachusetts en Amherst. Por ejemplo, la misteriosa materia oscura, que mantiene a las galaxias unidas pero que jamás ha sido vista directamente, podría en sí misma descomponerse y ser finalmente la responsable de esta luz extra.

“¡Sabes que es una crisis cuando comienzas a hablar seriamente de materia oscura en descomposición!” comentó Katz.

“Lo increíble de una discordancia de 400% es saber que hay algo verdaderamente incorrecto”, comentó el coautor David Weinberg de The Ohio State University. “Todavía no estamos seguros de qué es, pero al menos una cosa que creíamos saber sobre el universo de hoy en día no es verdad”.

Sea exótica o no la explicación, los astrónomos estarán trabajando arduamente para arrojar luz sobre el misterio.

Otros coautores del estudio son Francesco Haardt de la Università dell’Insubria, Romeel Davé de la University of the Western Cape, Mark Fardal de la University of Massachusetts Amherst, Piero Madau de la University of California Santa Cruz, Charles Danforth de la University of Colorado, Amanda Ford de la University of Arizona, Molly Peeples del Space Telescope Science Institute, y Joseph McEwen de The Ohio State University.

 

Fuente

Objeto “Fantasma” aparece y desaparece en Titan

Traducido por Ronal Zepeda para Seti.cl

Astrónomos de la misión Cassini han detectado un misterioso objeto geológico brillante en Titán (la luna de Saturno), que de repente apareció en las imágenes de radar de la misión. El objeto apareció en Ligeia Mare (segundo mar en dimensiones de Titán). El objeto se parece a una isla, por lo que el equipo lo llamó «Isla Mágica». Sin embargo, lo más probable es que no sea una isla que aparece de repente. Los científicos indican que esto puede ser la primera observación de procesos geológicos dinámicos en el hemisferio norte de Titán.

Durante sobrevuelos anteriores, 'Magic Island' no era visible cerca de la costa de Ligeia Mare (izquierda). Luego apareció durante el sobrevuelo de Cassini, el 20 de julio 2013 (derecha) / Crédito: NASA / JPL-Caltech / ASI / Universidad de Cornell, edición de imágenes a través de Ian O'Neill / Discovery News.
Durante sobrevuelos anteriores, ‘Magic Island’ no era visible cerca de la costa de Ligeia Mare (izquierda). Luego apareció durante el sobrevuelo de Cassini, el 20 de julio 2013 (derecha) / Crédito: NASA / JPL-Caltech / ASI / Universidad de Cornell, edición de imágenes a través de Ian O’Neill / Discovery News.

El objeto de pronto apareció en las imágenes transmitidas de vuelta de la Cassini el 10 de julio de 2013, que muestra las regiones de Ligeia Mare, un mar situado cerca del polo norte de Titán. Pero luego, igualmente de improviso, en un sobrevuelo de seguimiento sólo unos días más tarde el 26 de julio, la isla había desaparecido. Sobrevuelos posteriores confirmaron que Isla Mágica se había desvanecido y es lo que se conoce como una «característica transitoria.»

«Este descubrimiento nos dice que los líquidos en el hemisferio norte de Titán no son simplemente estáticos e inmutables, sino que se producen cambios.» dijo Jason Hofgartner, un estudiante graduado de Cornell y autor principal del artículo que aparece en la revista Nature Geoscience. «No sabemos exactamente lo que causó la aparición de esta «Isla Mágica», pero nos gustaría estudiarlo más a fondo.»

Mapa de la región norte de Titán. Mares de hidrocarburos creados a partir de imágenes de radar de Cassini. Crédito: NASA / JPL / USGS.
Mapa de la región norte de Titán. Mares de hidrocarburos creados a partir de imágenes de radar de Cassini. Crédito: NASA / JPL / USGS.

Titán es el único otro mundo además de la Tierra, que se sabe que tiene cuerpos estables de líquido en su superficie. Pero a diferencia de la Tierra, los lagos de Titán no se llenan de agua, en vez de eso están llenos de metano y etano, compuestos orgánicos líquidos que son gases en la Tierra, pero no en la luna de Saturno, debido a las temperaturas de frío increíbles de -180 º C (-290 º F).

Entonces, ¿Qué era este objeto? Algunas de las explicaciones del equipo son:

 Vientos del hemisferio norte pueden estar levantando y formando olas en Ligeia Mare. El sistema de imágenes de radar puede ver las olas como una especie de isla «fantasma». Los científicos anteriormente habían detectado lo que ellos piensan que son ondas en otro mar cercano Titán, Punga Mare.
 Gases que pueden alcanzar la superficie desde el fondo del mar de Ligeia Mare, subiendo en forma de burbujas.
 Sólidos sumergidos formados por alguna helada invernal podrían haberse convertido en flotantes con el final de la primavera y teniendo las temperaturas más cálidas en Titán.
 Los sólidos en suspensión en Ligeia Mare, que actúan como sedimentos.

«Probablemente varios procesos diferentes, como el viento, la lluvia y las mareas, podría afectar el metano y el etano en lagos de Titán. Queremos ver las similitudes y diferencias de los procesos geológicos que ocurren en la Tierra «, dijo Hofgartner. «En última instancia, nos ayudará a comprender mejor a nuestros propios ambientes líquidos aquí en la Tierra.»

Fuente

Astronautas revelan datos sobre impactos y asteroides

Traducido por Ronal Zepeda para Seti.cl

En el día de la Tierra, 22 de abril. Tres ex astronautas de la NASA presentaron nuevas evidencias. Nuestro planeta ha experimentado muchos más impactos de asteroides de gran escala en la última década, de lo que se pensaba … de hecho, tres a diez veces más. Una nueva visualización de datos de una red de alerta de armas nucleares, que se hizo público por el director general de la Fundación B612, Ed Lu, durante un evento en el Museo de Aviación de Seattle, indica que «lo único que ha impedido una catástrofe por un asteroide de tamaño ‘destruye ciudades’, es un golpe de suerte.»

Bólido que impactó la atmosfera sobre Chelyabinsk, en Febrero del 2013. Detonó con un equivalente de 530 kilotones de TNT e hirió a más de 1200 personas.
Bólido que impactó la atmosfera sobre Chelyabinsk, en Febrero del 2013. Detonó con un equivalente de 530 kilotones de TNT e hirió a más de 1200 personas.

Desde 2001, 26 explosiones a escala de una bomba atómica, han ocurrido en lugares remotos de todo el mundo, lejos de las zonas pobladas, descubiertos por medio de una red de alerta de pruebas de armas nucleares. En un reciente comunicado de prensa el CEO de la Fundación B612 Ed Lu dice: «Esta red ha detectado 26 explosiones de varios kilotones desde 2001, todos debido a impactos de asteroides. Esto demuestra que estos impactos no son raros, en realidad 3 a 10 veces más común de lo que se pensaba anteriormente. El hecho de que ninguno de los impactos de asteroides que se muestran videos hayan sido detectados con antelación es una prueba de que lo único que impide una catástrofe de un asteroide de tamaño ‘destruye ciudades’ es un golpe de suerte. El objetivo de la misión Sentinel B612 es encontrar y rastrear asteroides décadas antes de que lleguen a la Tierra, lo que nos permitiría desviarlos fácilmente».

La Fundación B612 se asoció con Ball Aerospace para crear el Telescopio Espacial Infrarrojo Sentinel de la misión. Una vez colocado en órbita solar más cerca del Sol que de la Tierra, Sentinel mirará hacia el exterior de la órbita por infrarrojo, para detectar cientos de miles de objetos, que no han sido detectados, cercanos a la Tierra y de más de 140 metros de tamaño. La nave espacial de financiación privada está programada para su lanzamiento para los años 2017-2018 a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9.

Telescopio Espacial Sentinela en órbita alrededor del Sol., Crédito imagen: Ball Aerospace.
Telescopio Espacial Sentinela en órbita alrededor del Sol., Crédito imagen: Ball Aerospace.

Además de Lu, el astronauta del transbordador espacial Tom Jones y el astronauta Bill Anders del Apolo 8, expusieron en el evento titulado «Salvando a la Tierra, manteniendo los grandes asteroides lejos.»

¿Puede la luz orbitar un agujero negro?

 

Curvatura del espacio debido a la gravedad.

Dado que los agujeros negros son los más poderosos puntos gravitacionales en el todo el Universo, podrían distorsionar la luz al punto que entre en su órbita? ¿Y cómo sería si pudieras sobrevivirlo y seguir la luz en este viaje alrededor del agujero negro?

Traducido por Ronal Zepeda para Seti.cl
Autor: Fraser Cain

 

Esta gran pregunta me la realizó un espectador. ¿Es posible que la luz orbite un agujero negro?.

Considere este experimento mental, explicado en primera instancia por Newton. Imagina que tienes cañón que pudiera disparar una bala muy lejos. La bola viajaría hacia el suelo para luego estrellarse contra él. Si disparas la bala de cañón más fuerte, volaría más lejos antes de estrellarse contra el mismo suelo. Y si se pudiera disparar la bala de cañón lo suficientemente fuerte e ignorar la resistencia del aire, viajaría alrededor de toda la Tierra, es decir, la bala de cañón estaría en órbita. Estaría cayendo hacia la Tierra, pero por la curvatura de ésta, la bala caería constantemente justo por sobre el horizonte.

Esto funciona no sólo con balas de cañón, astronautas y satélites, funciona también con la luz. Éste fue uno de los grandes descubrimientos que Einstein hizo sobre la naturaleza de la gravedad. La gravedad no es una fuerza de atracción entre masas, en realidad es una distorsión del espacio-tiempo. Cuando la luz cae en el pozo de gravedad de un objeto masivo, se dobla para seguir la curvatura del espacio-tiempo.

Las galaxias lejanas, el Sol, e incluso nuestra propia Tierra causan que la luz se desvíe de su trayectoria por la distorsión del espacio-tiempo que provocan. Pero es la increíble gravedad de un agujero negro que puede atar de nudos al espacio-tiempo. Y sí, existe una región alrededor de un agujero negro donde los fotones incluso se ven obligados a viajar en una órbita. De hecho, esta región es conocida como la «Esfera de Fotones».

Desde muy lejos, los agujeros negros actúan como cualquier otro objeto masivo. Si sustituyes el Sol con un agujero negro de la misma masa, la Tierra seguiría a la órbita de la misma manera. Pero a medida que te acercas al agujero negro, el objeto en órbita tiende a ir cada vez más rápido, ya que gira alrededor del objeto masivo. La esfera de fotones es la órbita final estable que puedes encontrar alrededor de un agujero negro. Y sólo la luz con su velocidad extrema, puede realmente existir en esta altura.

Imagina que pudieras existir en la esfera de fotones de un agujero negro. Ojo que no puedes, así que no lo intentes. Podrías señalar con una linterna en una dirección, y ver la luz detrás de ti, después de haber orbitado totalmente el agujero negro. También estarías bañado por la radiación de todos los fotones capturados en esta región. La luz visible puede ser bonita, pero la de rayos X y la radiación gamma te cocinarían como en un horno.

Debajo de la esfera de fotones sólo verías oscuridad. Abajo está el horizonte de sucesos, el punto de no retorno de la luz. Y por encima, verías el universo distorsionado por la enorme gravedad del agujero negro. Verías todo el cielo, incluso las estrellas que se encuentran ocultas por el agujero negro, se verían alrededor de su gravedad. Sería un lugar impresionante y mortal, pero seguro que serías vencido y caerías por debajo del horizonte de sucesos.

Si pudieras bajar a la esfera de fotones, ¿Qué tipo de experimentos harías? Cuéntanos en los comentarios abajo.

Fuente